Tarta New York Cheesecake

Tarta New York Cheesecake, Los orígenes de esta tarta residen en Europa, aunque fueron los norteamericanos los que popularizaron esta famosísima tarta. Actualmente es un símbolos gastronómicos de Nueva York.

Esta tarta no es otra cosa que una tarta de queso cuya base está hecha a partir de galletas desmenuzadas ligadas con mantequilla, y cuya superficie está cubierta de mermelada. Su delicado sabor y su perfecta cremosidad hacen de este postre una auténtica tentación.

New York Cheesecake

Es importante que cuando hagas el relleno de la tarta New York Cheesecake no batas demasiado la mezcla, ya que con ello añadirías aire a la masa con el consiguiente problema de que al meter la tarta en el horno caliente, esas burbujas de aire se expandirían y podrían abombar o agrietar la tarta.

Ingredientes

  • 1 paquete de galletas digestive
  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 750 g de queso Philadelphia
  • 150 g de azúcar
  • 2 cucharadas de harina
  • 3 huevos + 2 yemas
  • 125 g de créme freiche o nata espesa
  • La ralladura de medio limón
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla

Elaboración

  • Precalentamos el horno a 180ºC.
  • Trituramos las galletas con la ayuda de un robot hasta que queden muy finas. Añadimos la mantequilla y removemos hasta conseguir una masa homogénea.
  • Vertemos la masa en un molde desmontable para tartas y forramos con ella el fondo y las paredes,  presionando con los dedos, hasta que quede una capa de grosor uniforme.
  • Horneamos unos 10-15 minutos. Una vez pasado el tiempo retiramos del horno y subimos la temperatura de éste a 200ºC.
  • Con una batidora de mano batimos el queso Philadelphia hasta obtener una consistencia lisa, aproximadamente durante medio minuto. Añadimos los ingredientes de uno en uno y batimos brevemente por este orden: el azúcar, la harina, la ralladura de limón, la vainilla, los huevos y las yemas, finalizando con la nata.
  • Vertemos esta preparación en el molde que habíamos preparado con anterioridad y lo introducimos en el horno.
  • Pasados 15 minutos bajamos la temperatura a 100ºC y dejamos cocer 1 hora. Pasado el tiempo apagamos el horno y dejamos la tarta dentro durante una hora más con la puerta entreabierta.
  • Retiramos del horno y dejamos enfriar completamente antes de desmoldar la tarta.
  • Cubrimos nuestra New York Cheesecacke con mermelada de frutos rojos y reservamos en la nevera unas horas hasta su consumo.